“NUNCA HEMOS CRIADO CABALLOS PARA QUEDARNOS CON ELLOS”

Juan Eduardo Spoerer, de Haras La Compañía, estuvo en los #LunesdeCrianza de #Partieron:

 

“Nací en los caballos y esto es la pasión de mi vida. En La Compañía, el cariño y la crianza personalizada es nuestro sello. Criamos poco, pero tratamos que sea bueno. Ofrecemos toda la producción y nuestras puertas están siempre abiertas. Geólogo me marcó y lo quería como si fuera nuestro, porque el cariño del criador no se pierde cuando el caballo es vendido. También criamos a Gert, un caballo excepcional que en su segunda carrera se lesionó el anca. Tuvo un descanso largo y reapareció ganando diez carreras seguidas hasta llegar a los clásicos. Luego vinieron Villa Francia y Paso al Frente, dos caballos que también fueron muy queridos por el público. Tenemos historia, pero miramos hacia adelante y seguimos criando con empeño. Este año cubrimos 4 yeguas por California Chrome, 3 por Daddy Long Legs y otras por Gemologist. Trabajamos para sacar otro crack. Cuesta vender bien un caballo y por eso hace dos años decidí dejar de vender en la Feria y hacerlo en nuestro campo. Hoy invitamos a la gente a que vengan a conocer nuestros caballos y si el día de mañana quieren participar en uno, aunque sea en una pata, podemos buscar la manera. La idea es que el cliente tenga una linda experiencia. De hecho, nos sentimos igual de felices cuando los caballos ganan con otros colores. Ese es nuestro camino, porque nunca hemos criado caballos para quedarnos con ellos. Hoy se compite contra criaderos que crían cientos de caballos, eligen los que les gustan y venden el resto. Es una competencia difícil, pero cada uno tiene su nicho y el de nosotros son los propietarios comunes y corrientes que gustan de la hípica igual que nosotros. Compartir esta pasión con mi hijo es fantástico y me pasó lo mismo con mi padre. Me encanta criar con él y espero que pueda seguir con esta tradición”. En tanto, su hijo Juan Ignacio agregó: “Me gustan los caballos árabes, pero mi pasión son los de carrera. Recuerdo siendo muy niño el 1-2 de La Compañía en las Dos Mil Guineas con Comparito y Paso al Frente. Roxy ha sido mi regalona en los pocos años que tengo de hípica y además es una muy buena madre”.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author